“El cáñamo puede hacer maravillas para la agricultura de América Latina”


ENTREVISTA: Lorenzo Rolim da Silva es consultor de compañías internacionales en el desarrollo de proyectos de cannabis medicinal y cáñamo industrial, y está afiliado a Rhizo Sciences, Australia. Comenzó su carrera en cannabis en California en el 2015, y luego regresó a Brasil para trabajar en la primera compañía de cannabis medicinal con sede en el país en asociación con Bedrocan Brasil. Después de algunos años de consultoría internacional, Rolim da Silva dedicó sus esfuerzos a desarrollar tecnologías en el procesamiento de fibra. Es presidente y fundador de la recién formada Asociación Latinoamericana de Cáñamo Industrial.

HempToday: ¿Cuál fue el ímpetu detrás de la formación de la nueva asociación latinoamericana de cáñamo?

Lorenzo Rolim da Silva: Nos dimos cuenta de que América Latina necesitaba una organización para hablar en nombre de las partes interesadas de la industria. Entendimos que todas las otras grandes regiones de producción de cáñamo (Europa, Canadá, EE. UU., China) tenían asociaciones de la industria del cáñamo, y que estas organizaciones eran fundamentales para el desarrollo adecuado de las regulaciones y leyes locales. Notamos que América Latina en su conjunto estaba muy por detrás en ese escenario en comparación con estas regiones. Nuestro objetivo es convertirnos en la voz unificada de la industria del cáñamo en toda América Latina.

HT: ¿Cuáles son los desafíos comunes para el cáñamo en América Latina y el Caribe?

LR: Falta de regulaciones sensatas para producir el cáñamo adecuadamente. Vemos muchos casos de países que prohíben completamente el cultivo de cáñamo y cannabis (como Brasil) y muchos más que tienen marcos regulatorios limitados, creando una serie de barreras y dificultades para el desarrollo de la industria. La verdad es que muchas personas en nuestra región aún son ignorantes cuando se trata de cáñamo y cannabis, y los prejuicios están deteniendo el desarrollo de lo que podría ser un gran impulso económico para América Latina, que es muy necesario durante estos tiempos difíciles.

HT: ¿Qué países latinoamericanos ves tomando posiciones de liderazgo en la industria del cáñamo?

LR: Colombia y Uruguay ya están unos años por delante del resto en términos de producción. Ambos países fueron pioneros en la regulación de la producción de cannabis y en el desarrollo de la industria local, muchas veces con inversión extranjera. Ambos han centrado sus esfuerzos en las industrias farmacéuticas y medicinales, pero creo que muy pronto veremos una absorción de cáñamo industrial para otros fines. Por supuesto, una vez que tengamos una legislación integral en toda la región, es probable que los líderes agrícolas actuales asuman rápidamente el liderazgo, y por líderes agrícolas me refiero a Brasil y Argentina en el sur y México en el norte. También podemos ver escenarios interesantes en países como Chile, Perú y Paraguay en el futuro cercano.

HT: ¿Cuál es el potencial para la exportación de productos de cáñamo desde América Latina? ¿Qué países tienen las mejores primeras oportunidades para ganar este negocio? ¿Y con qué tipo de productos?

LR: Hasta ahora, la mayoría de las oportunidades en torno al cáñamo en América Latina se centran en la industria medicinal, por lo que podemos ver la exportación de biomasa a granel, flores, extractos y cosméticos, que provienen principalmente de Colombia y Uruguay. Pero el potencial futuro lo veo mucho más grande que eso. Brasil es líder en la industria mundial de celulosa y papel, que es principalmente un mercado de exportación, y puede beneficiarse enormemente de la producción local de cáñamo a gran escala. Además, muchas cadenas de suministro de alimentos podrían tener el valor agregado de los granos de cáñamo en la región, teniendo en cuenta que estos países son líderes en la producción de aves, cerdo, ganado y más. Veo el cáñamo mucho más como un cultivo que agregará mucho valor a la oferta de exportación ya existente de otros productos básicos.

HT: ¿Qué puede hacer el cáñamo para elevar el sector agrícola en toda la región? ¿Qué se necesita para implementar programas constructivos para los agricultores que desean cultivar cáñamo?

LR: El cáñamo puede hacer maravillas para la agricultura de América Latina. Los modelos que se están experimentando actualmente muestran beneficios tanto para los pequeños como para los granjeros. El problema aquí es que existe una enorme falta de conocimiento sobre el cáñamo, por lo que el enfoque debe estar en la educación de los agricultores, con materiales explicados en sus idiomas nativos; necesitamos comunicarnos con los agricultores que se encuentran en regiones aisladas y comenzar a identificar cuáles son los mejores productos que el cáñamo puede producir en cada región. Por ejemplo, veo a Colombia, Ecuador y Perú como buenos ejemplos de condiciones climáticas que apoyan la producción de flores y biomasa de alta calidad. Por otro lado, países como Paraguay, Uruguay, Brasil y Argentina tienen regiones con un clima ideal para la producción de granos y fibras, sin mencionar las cadenas de suministro ya establecidas para ambos. Con el tiempo, la industria se autoajustará y estas posibilidades se convertirán en ganancias reales.

HT: El cultivo de cáñamo para alimentos parece ser un sector lógico para las partes interesadas de América Latina. ¿Cuál es el potencial para cultivar y producir alimentos de cáñamo?

LR: Es inmenso. La región ya es responsable de producir la mayor parte de la soya, el maíz, el algodón, el café, el trigo y el arroz, muchas frutas y verduras del mundo, sin mencionar la industria ganadera que también se encuentra entre las más grandes del mundo para ganado vacuno, cerdo y aves de corral. Teniendo en cuenta el valor nutricional de los granos de cáñamo, que tiene altas cantidades de proteínas y grasas Omega, y el bajo requerimiento de agua de la planta en comparación con otros cultivos, es fácil ver cómo el cáñamo podría convertirse en una de las mejores opciones para la alimentación animal de nuestra region.

Dicho todo esto, ni siquiera hemos hablado sobre el uso de cáñamo para consumo humano, algo que es muy raro en nuestra región hoy en día. En Brasil, por ejemplo, no se pueden encontrar alimentos de cáñamo en supermercados y tiendas. Ahí tienes un mercado de 210 millones de personas que nunca tuvieron contacto con estos increíbles productos con los que la mayoría de las personas ya están familiarizadas en Europa y América del Norte.

HT: ¿Cómo ve que los límites de THC se desarrollan en toda la región a la luz de la tendencia hacia el 1.0% de THC en el cáñamo, que países de América Latina parecen estar adoptando esta tendencia?

LR: Ese es un enfoque muy bienvenido que los dos pioneros de nuestra región decidieron seguir: Uruguay y Colombia. También estamos viendo un límite de 0.5% en Paraguay. Esto es importante debido a los climas tropicales de nuestra región, que pueden aumentar más fácilmente el contenido de THC de las plantas de cáñamo.

Lo que esperamos lograr con la asociación es estimular a las autoridades reguladoras de los países para que hablen e intercambien información para que todos comprendan esta necesidad, lo que facilita el movimiento de productos a través de la región y estimula las oportunidades de comercio bilateral para los países. Personalmente, creo que a nivel mundial estamos atrasados ​​en la comprensión de los límites del 1.0% en los niveles de THC en el cáñamo. Ese nivel no puede considerarse dañino o peligroso, y los límites inferiores solo crean restricciones adicionales para esta industria. Espero que Europa y América del Norte sigan esta tendencia en el futuro cercano.

HT: Notamos que ha hecho algo de trabajo en países africanos. ¿Qué nos puede decir sobre el potencial de la industria del cáñamo en Lesotho, Zimbabwe y Sudáfrica?

LR: Sí, tuve la suerte de poder conectarme con personas de esta región del mundo también. África, al igual que América Latina, es una enorme oportunidad que espera ser desarrollada. La gente de estos países está lista para promulgar este cambio, y muchas veces se ven retenidos solo por regulaciones mal escritas y las especulaciones salvajes de los mercados financieros. Si las personas están dispuestas a poner sus botas en el suelo y hacer el trabajo duro, hay enormes oportunidades en esa región.

Puedo ver fácilmente a África y América Latina dando a Europa y América del Norte una carrera por su dinero en la industria del cáñamo en el futuro cercano. Podemos competir en términos de precios, disponibilidad de tierra, recursos de agua dulce; y tenemos un clima que permite la producción agrícola durante todo el año, favoreciendo enormemente los precios de estos productos. Lo hicimos una vez para la soya y el maíz, y podemos hacerlo nuevamente para el cáñamo. Solo necesitamos la oportunidad de hacerlo.



Source link

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar usted acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios